13/6/09

Un paseo por el río.




río Rosario- Colonia- Uruguay



hojas de sauce
mojan su cuerpo seco
en río calmo

Era una mañana de domingo de marzo. Una brisa fresca nos acompañaba y el sol nos entibiaba pero no quemaba, ya había entrado el otoño. Estaba sentada en un precario bote ( que no me merecía demasiada confianza a primera vista) junto a un grupo de huéspedes del Hotel Nirvana de Nueva Helvecia, haciendo un recorrido guiado por el río Rosario.

El guía se presentó y nos pidió que no hiciéramos ruido, de ser posible, que no habláramos. Nos extrañó la petición, pero obedecimos. A partir de ese momento nos comunicamos con gestos y miradas, en silencio, durante todo el trayecto. El único que por momentos hacía oír su voz a baja intensidad era el propio guía, quien nos brindaba información respecto a la flora y fauna del lugar.

Lentamente el silencio comenzó a llenarse de un sinnúmero de sonidos que emergían de todas partes. Los cantos de diversos pájaros, su aleteo asustadizo al aproximarnos a su territorio, el agua que susurraba frente a cada remo que lentamente la empujaba, la brisa que movía las ramas de los árboles de la orilla, algún perro que ladraba a la distancia al vernos pasar, o un paisano que elevaba su mano al galope en su pingo. Sonidos a los que en la ciudad no solemos enfrentarnos o a los que no atendemos. Sonidos que producían gran placer y bienestar.

Nuevamente el guía habló y como dato curioso nos explicó que ése es un paseo común que se le hace a los pacientes psiquiátricos del hospital de la ciudad, "les encanta venir a escuchar la naturaleza, se calman, se sienten mejor".

Yo pensé en ese momento, qué sabios que son los locos ( con todo respeto por el vocablo). Tomé mi cámara , saqué fotos y grabé ese mundo de sonidos que estaba desplegándose frente a nosotros, sin pedirnos más que silencio.





Posted by Picasa

5 comentarios:

Dafne Ink dijo...

bueno amiga, me descubriste. no sabia que a todos los siquiatricos nos hacia bien el rio!
en ese rio fueron mis primeros baños e intentos de natacion, recuerdo ese agua fria y tan tan dulce, marron, con tanta vida en lo oscuro. alguna vieja del agua, tortugas, pececitos. y la corriente peligrosa en lo profundo, los arboles cayendose casi en las orillas, las crecientes tan temidas.
gracias por el recuerdo, la foto es hermosa, debo guardarla.
beso grande

El Gato dijo...

Hermoso posteo. Si tuviera que pensar rápidamente en algo que me haga sentir bien, lo primero que me vendría a la mente serían aquellas caminatas en alguna mañana de otoño... caminando bajo los eucaliptus de Buschental o 19 de abril y escuchar el crujido de las hojitas amarillas...
Me quedé pensando largo rato acerca de los pacientes psiquiátricos que llevan para escuchar los sonidos del agua y observar el vaivén de los sauces... me pregunto si no sería también bueno que llevaran a los cuerdos... aunque sea un ratito nomás.
Saludos!

judith dijo...

que lindo amiga. en eso tienes toda la razon. Si escuchas con atencion oimos una multitud de voces, hasta los mas imperceptibles. Lamentablemente a veces estamos muy sordos. un besote

huggh dijo...

siempre pensé que me sería imposible vivir en una ciudad sin río... el río de eráclito, el río de barro y peces, "un cielo azul que pasa"... el agua, el líquido, nuestra balsa... hermoso tu post. saludos, h

Elizabeth dijo...

Muchas gracias amigos del ciberespacio por leerme y hacer sus comentarios. Les aseguro que el corazón me salta de alegría cuando leo sus palabras.
Es un gusto para mi haberlos conocido, Gato, Judith, Huggh y otros que no participaron de este post. Me enriquezco con lo suyo y me motivan a seguir haciendo.
Cariños, Eli

Related Posts with Thumbnails