25/7/09

pizzeta multicolor


Estoy sola, entusiasmada, escribiendo un cuento; pero el tiempo pasa, ya son las 21.30 hs y mi estómago me anuncia su deseo de recibir alimento. Voy a la heladera y encuentro pocas cosas, nada me motiva mucho, pero de pronto... un paquetito de levadura fresca me llama y me dice: "me quedan pocos días...". Sin pensarlo dos veces, pongo su contenido en un recipiente con agua tibia y un poquito de azúcar y lo dejo.
Vuelvo a la computadora y continúo con mi historia.
A los diez minutos, aproximadamente, vuelvo a la cocina y me encuentro con un platillo rebozante de levadura crecida. Urgentemente agarro 400 grs de harina y los coloco en un bols, hago un hoyo en el centro. Manos a la obra! Un poquito de sal , agrego la levadura y de a poco algo de agua hasta lograr la consistencia ideal (pegajosa en las manos). Saco la masa del bols y empiezo a sobarla de aquí para allá, cachetazo va y viene, amaso, estiro , junto , sigo amasando un rato hasta que siento que puedo jugar con ella con total facilidad. Pongo la bola de masa en un recipiente que tapo con film y lo coloco cerca del horno para que suba más rápido con el calor.
Vuelvo a la computadora. Reengancho la historia teniendo en cuenta que durante una hora no interrumpiré mi actividad. A eso de las 22.30 hs, ya con el estómago chiflando, voy a controlar el proceso de crecimiento y...ÉXITO, creció el doble! La amaso otro poquito, separo la mitad, la otra la guardo para otra ocasión. Estiro sobre una bandeja de horno mediana con unas gotas de aceite la masa y abro la heladera para ver qué encuentro: no tengo salsa de tomate, así que no sale una pizza clásica sino una inventada en el momento. Hojas de espinaca y rúcula, tomatitos cherry, fetas de jamón y pedacitos de queso muzzarella distribuídos con armonía de colores y texturas. Un chorrito de aceite de oliva y menos de diez minutos de horno moderado.
Acá les presento el resultado.
Terminé mi cuento mientras degustaba mi pizzeta inventada multicolor. La acompañé con una copita de vino cabernet sauvignon. Después, a la cama con el estómago contento.

4 comentarios:

judith dijo...

que bello escrito. no hay como ser creativo e inventivo. Me imagino lo rico que debe quedar tu pizza.

Lucía.uy dijo...

Oh! Oh! Eliiiiiiiii! todo eso para vos solita???? No valeeeeeeeeeee!

Me imagino el cuento, entre el olor de la levadura! porque sinónimo de piza y pan casero es olor a levadura!seguro, seguro, un cuento muy fermental y sabroso que espero que podamos compartir.

un abrazo dominguero.

Raúl dijo...

Excelente demostración de practicidad y administración del tiempo (y los recursos).
Avisame si das curso de eso y me inscribo

ceci dijo...

ayyyyyyyyyyyyyy! recién comí, pero la pizza me puede! entre la receta narrada y la foto mi estómago protesta como si estuviera vacío

Related Posts with Thumbnails